Quienes somos

Somos María Agrelo y Rita Barrios, fotógrafas especializadas en familias y retratos.  

Proponemos recuperar la vieja costumbre de contratar a un profesional para que retrate a la familia y te entregue fotografías impresas de la sesión. 

Consideramos que la familia está conformada por todas aquella personas que nos hacen bien. “Familia” pueden ser nuestros padres,  tías, primos, hermanas, amigos, el club y también el espacio laboral puede funcionar como un lugar de contención donde uno se siente “en familia”.

Es por eso que desde Familias y Retratos ponemos todo nuestro talento y profesionalismo para captar esos gestos y emociones que hacen de cada grupo de personas una familia única.

El amor por las fotos de familia se lo inculcó a María, su abuela, quien tenía tres álbumes de fotos con epígrafes manuscritos que cada verano miraban en la galería de la Casa Grande. Todos aparecían en esas fotos y se reconocían en esos álbumes. Son una familia multitudinaria, se turnaban para pasar los eneros con su abuela que era viuda. Cada verano, ella contrataba al fotógrafo del pueblo, Polanco, para que los retratara. Hoy, esos tres álbumes están intactos y forman parte de la memoria familiar.

Rita hace poco tiempo que regresó al país, luego de haber vivido en España por un largo período, donde desarrolló su formación fotográfica y su experiencia en este arte, siendo docente en una prestigiosa escuela de fotografía y publicando su primer libro de autor. El interés por el retrato, las tradiciones y las historias contadas a través de fotografías, la embarcaron en este proyecto. 

¿Cómo surge Familias y Retratos? 

Familias y Retratos, surgió como la necesidad de volver a instalar una costumbre que era usual hace algunos años, pero que hoy con los teléfonos celulares y sus cámaras incorporadas, ha caído en desuso: contratar a un profesional para retratar a la familia, a los hijos, sus actividades deportivas o artísticas, un día de campo en familia, mascotas, entre otras ideas. Capturar para siempre ese instante y plasmarlo en un objeto tangible, como lo es una fotografía impresa y enmarcada, y recuperar, de alguna manera, el espacio visible que las fotos familiares ocupaban en los hogares, para que no se queden encerradas y muchas veces con riesgo de perderse para siempre dentro de nuestras computadoras o teléfonos. ¿Quién no perdió alguna vez una fotografía de sus archivos? 

Las fotografías impresas tienen algo que las hace especiales, pueden tocarse, observarse con detenimiento, por lo general están ubicadas o guardadas en un lugar de la casa y es fácil recurrir a ellas en su búqueda. La realidad es que hoy sería imposible imprimir y almacenar la cantidad de de fotos que tomamos con los teléfonos. Por eso, esta propuesta resulta interesante para quienes quieran volver a tener algunas fotos al año, de buena calidad, tomadas profesionalmente y colocadas en un álbum, portarretrato, fotolibro o cuadro. 

¿Cómo es una sesión familiar? 

Una sesión de familias tiene un disparador común y es que algún integrante de la familia valore la fotografía como disciplina. El arte de retratar implica no solamente un buen equipo, enfoque y buena luz. Tiene en cuenta también captar esa expresión o esa interacción que se da entre los integrantes de una familia y que la hacen única. 

Se preguntarán que tiene de diferente una sesión fotográfica a sacarse selfies y fotografías con los teléfonos celulares. Podríamos imaginarnos que empieza la película, estamos en el cine, ¿qué pasa con teléfonos celulares? Se guardan y se apagan. Aquí también, los integrantes de la familia pasan a ser los protagonistas. Los celulares se guardan por un rato, y solo se trata de relajarse y pasar un buen momento que quedará registrado para siempre.  ̈A mí no me gusta que me saquen fotos ̈, se suele escuchar. Pero hay alguien de la familia que considera importante que esa foto quede en el recuerdo de todos y los convence para reunirse y retratarse. Esto es algo así como el trabajo en equipo, no se trata de lo que cada uno quiera, sino en lo que sea bueno para el grupo. No es necesario posar, intentamos tomar fotografías espontáneas en los que cada uno pueda verse tal cual es. Algunas fotografías son armadas y otras son más desestructuradas. 

 ̈ Yo nunca salgo bien en las fotos ̈, nos suelen decir. Les respondemos que es mucho más importante tener esas fotos y que no se pierdan la oportunidad de retratar a la familia.  ̈Esa foto en la que salíamos con mi abuela, ahí cuantos años me llevabas, yo era mucho más alto, ese triciclo era mío, y cuantos comentarios así que surgen de las fotos de cuando éramos chicos ̈. Cuando sientas que tu familia pasa por un buen momento, no dudes en retratarla. Dicen que la fotografía inmortaliza momentos. 

Otra diferencia es que la familia se prepara para el acontecimiento. Muchos piensan  ̈Uhhh que bajón vienen las fotógrafas, a poner cara linda ̈. Y finalmente llegamos con nuestras cámaras, con muchas ganas de que todos salgan fotografiados con su mejor expresión, de lograr las mejores tomas, y agradeciendo al sol por sus destellos. Para los más chicos improvisamos a veces burbujeros o algo que les llame la atención, para ganarnos la confianza al inicio de la sesión. Nico un adolescente de 14 años, terminó la sesión y dice con una sonrisa HashtagDomingoDistinto. 

Queremos convertirnos en las fotógrafas de tu familia. Hay diferentes etapas de la vida familiar, en algunas de ellas sus integrantes son muy pequeños, y crecen tan rápido que cambian mucho de un año a otro. Y por lo tanto, tiene sentido retratarlos año a año, otros, en que hay acontecimientos importantes para celebrar y allí queremos estar, en cada uno de esos momentos. Días posteriores a la sesión, la familia elije cuáles quiere imprimir, enmarcar y dónde las va a ubicar. Brindamos asesoramiento, visitamos tu casa y hacemos propuestas de lo que consideramos sería conveniente para ese espacio. Y después manos a la obra, las fotos, portarretratos o cuadros llegan listos para ser colocados. Cabe mencionar que el costo es accesible y adecuamos las propuestas a las posibilidades de cada familia. 

¿Y qué tipos de retratos hacemos? 

El retrato lo enfocamos hacia una actividad específica, puede ser familiar, deportiva, laboral, artística, entre otras. Fotografiar tu emprendimiento, tu equipo de trabajo, la obra o producto que estás desarrollando, vos haciendo lo que más te gusta, también está dentro de lo que Familias y Retratos busca resguardar en fotografías digitales e impresas y que hacen a la memoria e historia personal y familiar.