Una tarde inolvidable de noviembre

Publicado el

Llegamos con nuestras cámaras, y nos esperaba toda la familia de punta en blanco como si se tratara de algún tipo de festejo; el sol, nuestro principal aliado, no dejaba de brillar, y lograba en las imágenes, un momento lleno de magia, difícil de explicar.

Los integrantes eran abuelos, sus dos hijas y 4 nietos. La más pequeña tenía sólo meses. También había una perrita, Rosita, que participó de la sesión. Nueve integrantes en total.

Ese día fue mágico, logramos fotos increíbles y momentos que quedarán grabados para siempre.

Una de las integrantes de esta familia y sus dos hijitas no viven en Argentina, así que llegamos un día previo a su partida con la caja de fotos impresas y el clima que se generó cuando todos querían ver las fotos, nos hizo acordar a esa atmósfera que se generaba cuando antes esperábamos ansiosos el revelado analógico, eso mágico que tiene el papel cuando nuestros recuerdos se imprimen para siempre en él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *